Presentación de Psicopedagogía para todos

Presentación de Psicopedagogía para todos
Presentación Multimedial

martes, 27 de enero de 2015

¿INTEGRAR O INCLUIR?

Artículo escrito por Maribel Mercedes Olivera, psicopedagoga,
como trabajo final del Curso “El maestro integrador,
 reflexiones sobre una práctica en permanente construcción”.

El  tema que más me ha  movilizado  del curso  es  la diferencia entre los términos incluir e integrar en la práctica educativa. Esta pregunta venía dando vuelta en mi cabeza desde hace un año aproximadamente, cuando en una reunión de colegas, en el colegio de psicopedagogos, decidieron remplazar el término integrar por incluir. Invitando a todas las presentes, recientemente recibidos, a utilizar la palabra INCLUIR, para referirnos a los Proceso de Integración Escolar. Es a partir de ese momento que  comencé a investigar sobre la diferencia de los términos, ya que para mi eran sinónimos.
El abordaje que se hizo  en el curso MI sobre esta temática me permitió ampliar conceptos, aclarar dudas  y hacerme nuevas preguntas.
Una escuela integradora se caracteriza porque el proceso de adaptación, fundamentalmente, está centrado en el diagnóstico del niño con NEE. Habitualmente estos niños deben adaptarse a los sistemas que ya existen.  Se hacen cambios superficiales, con el foco puesto en las personas con discapacidad.
En el caso de la escuela inclusiva, su foco esta puesto en mejorar las condiciones de aprendizaje de todos los alumnos, proponiendo  y resolviendo  dificultades, a través de la cooperación y el compromiso de todos los actores involucrados en el PIE. Las transformaciones  en la modalidad  de educación apuntan a  mejorar  y lograr  la equidad en el aprendizaje para la totalidad del alumnado.
En el primer modelo de escuela, la inserción de los niños con NEE  suele ser  parcial, condicionada, y está basada en los principios de igualdad y competición. En  el caso de la escuela inclusiva, la inserción es total e incondicional, y se basa, en los principios de equidad, cooperación y solidaridad (valoran las diferencias, como oportunidad de enriquecimiento de la sociedad).
Con una escuela inclusiva se trata de lograr el reconocimiento del derecho que todos tienen, tanto a ser reconocidos (ser comprendidos en su singularidad), como a reconocerse a sí mismos como miembros de la comunidad educativa a la que pertenecen, cualquiera que sea su medio social, su cultura de origen, su ideología, el sexo, la etnia o situaciones personales derivadas de una discapacidad física, intelectual, sensorial o de la sobredotación intelectual. En esta escuela que se propone, el desarrollo de la convivencia se realiza a través del diálogo. Los conflictos se transforman en una oportunidad para el desarrollo personal y social, porque permite la aproximación entre los agentes en conflicto y el desarrollo de su aprendizaje.
Tomaré una frase del curso muy significativa a la hora de pensar en la escuela inclusiva:
 “La inclusión no es un acto de tolerancia sino un espacio de construcción social”.
Para  mejorar el sistema de educación actual es necesario comenzar a pensar en  políticas de  inclusión. La escuela  debería ser  el lugar fundamental   donde se forjen los cimientos   necesarios  para favorecer  a  la construcción  de una sociedad  que dé respuesta a la diversidad  humana.
Tomando otra de las frases del curso continuaré desarrollando la temática:
“¿Toleramos que “el diferente” sea parte de un espacio ya construido o construimos un nuevo espacio común con lugar para todos?”
Desde la escuela se  debe enseñar a valorar y  respetar lo diverso a través  de acciones educativas que favorezcan la participación de todos los alumnos que forman parte de la institución escolar, dando respuesta a todas las necesidades de los mismos, a fin de promover la unidad  y el  aprendizaje  de aceptación de lo diferente.
Esta frase me sirve como disparador para compartir una experiencia  que tuve con un niño de  primer grado que asistía a una escuela rural. La demanda de atención de una maestra integradora surgió desde la institución, la cual solicitó a los padres del niño que realizaran los trámites correspondientes debido a importantes problemas conductuales y de rendimiento académico. Si bien tuve la oportunidad de trabajar con este niño los dos últimos meses del año, fueron sumamente intensos, ya que me tocó intervenir en una escuela que se caracteriza por tener una actitud poco tolerante por lo diferente.
Luego de un tiempo de trabajo, pude observar una serie de cuestiones que me permitieron analizar que estaba frente a una escuela integradora  pero no inclusiva.
Durante  el tiempo que me desempeñe como MI me toco trabajar con una comunidad educativa que permanentemente ponía el foco en las dificultades de aprendizaje y conductuales del niño. Sólo se enfocaban en sus limitaciones, como un obstáculo en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
Su ingreso significó un desequilibrio  en el sistema de enseñanza de la escuela, lo cual implicaba generar algunos cambios  que sólo fueron superficiales.
El logró ser integrado, se le permitió ser parte del espacio de aprendizaje  con una modalidad de enseñanza poco flexible. Si bien recibió las adaptaciones correspondientes no se tuvo en cuenta su singularidad como sujeto de aprendizaje, sólo se buscaba ajustar  sus posibilidades a un modelo de enseñanza ya existente.
En este caso particular se logro  la integración pero no la inclusión. Fue  aceptado pero no reconocido, ni tampoco permitieron que él pueda reconocerse  como miembro del grupo.
La educación inclusiva debe ser algo más  profundo que aceptar o integrar a un niño con necesidades educativas especiales en una escuela común, es algo más que una adaptación de la currícula, es una forma de mejorar la calidad de vida en donde la educación juega un papel específico y primordial   en  la enseñanza  de valores  destinados a construir una sociedad basada en la cooperación, solidaridad y compromiso real, no sólo para con las personas con discapacidad, sino para todos los actores que pertenecen a la comunidad educativa.


Psp. Maribel Mercedes Olivera

_______________________________________

PRÓXIMO CURSO VIRTUAL 

INSCRIPCIONES ABIERTAS INICIO SEPTIEMBRE  2015




Consultar aquí temario, aranceles y detalles del curso:
EL MAESTRO INTEGRADOR

           Completar el FORMULARIO DE PRE-INSCRIPCION
Consultas: info@encuentrovirtualpsp.com.ar


En tus tiempos y en el lugar que vos elijas estar, podés continuar con la capacitación